Trastorno de la Imagen Corporal

 

La imagen corporal a sido definida como “la visión que una persona tiene en su mente del tamaño, forma o figura de su cuerpo” (Slade 1994). La imagen corporal tendría dos componentes, uno perceptual y otro actitudinal.

Las preguntas que se plantean son: ¿Qué se considera una imagén corporal negativa?, y,  ¿Qué implicaría tener una imagen corporal negativa?.

Una imagen corporal negativa significa tener una insatisfacción, descontento o desagrado con algún aspecto de nuestra imagen corporal. Al completar un cuestinario sobre la imagen corporal, las personas por lo general puntúan aspectos de su cuerpo que no le agradan y a su vez realzan otros que le parecen satisfactorios. De esta manera se entiende que la simple insatisfacción con áreas del cuerpo no trasforma a la persona en enferma.

Actitud frente a la estética y la importancia que le asignamos al aspecto de nuestro cuerpo se ve influenciada por la cultura, sociedad y época. Es interesante observar como la insatisfacción con la imagen corporal fue en aumento en los últimos 30 años. Esto se puede se ve reflejado, en ya un clásico artículo publicado en la revista estadounidense “Psychological Today” en 1997. (Ver tabla). Lo más llamativo es como la insatisfacción con la imagen corporal entre los varones se ha triplicado en menos de 30 años, alcanzando a la presentada en mujeres.

 

Porcentaje de insatisfacción con la imagen corporal entre Hombres y Mujeres (Revista Psychological Today)
 
 
 

Estudio 1972 %

Estudio 1985 %

Estudio 1997 %

Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres

Apariencia General

25
15
38
34
56
43
Peso
48
35
55
41
66
52
Altura
13
13
17
20
16
16

Tono Muscular

30
25
45
32
57
45

Pechos/ Tórax

26
18
32
28
34
38
Abdomen
50
36
57
50
71
63

Cadera/ Muslos

49
12
50
21
61
29
 

Uno esperaría que la preocupación por la imagen corporal o belleza sea algo típica de la adolescencia o comienzos de la edad madura, pero sorprendentemente este estudio demostró ser una preocupación que comienza en la pubertad tardía o adolescencia y se mantiene a través del tiempo.

 

Insatisfacción con la imagen en general a diferentes edades

EDAD

PORCETAGE DE INSATISFACCION

13 – 19

41%

20 – 29

38%

30 – 39

48%

40 – 49

43%

50 – 59

48%
 

Como deciámos, una imagen corporal negativa no implica en sí mismo patología, de hecho en muchos trabajos realizados en poblaciones de estudiantes, se encontró un alto grado de insatisfacción con la imagen corporal sin que los mismos reúnan criterios para Trastorno Dismórfico Corporal o Trastorno de la Alimentación.

Hilde Brusch, hace más de 30 años, describió el trastorno de la percepción del tamaño  corporal como el núcleo del trastorno de anorexia nerviosa. El trastorno de la imagen corporal es una de las características más frecuentemente encontrada en la anorexia nerviosa. Alguno investigadores actuales explican la anorexia nerviosa como un déficit perceptual relacionado con la estimación del tamaño corporal, basados en lo referido por los pacientes de negarse a comer por “sentirse o verse gordos” independientemente de su peso corporal. La importancia del constructo de la imagen corporal se ve reflejada en la inclusión en el DSM-IV-TR, del temor intenso de ganar peso o volverse gordo, aún cuando la persona esta con bajo peso, y en el trastorno de la forma en la cúal se experimenta el peso o forma corporal, como criterios diagnósticos.

La insatisfacción con la imagen corporal es un importante factor de riesgo para el desarrollo de un trastorno de la alimentación. Inclusive luego de recuperado el peso normal, la mayoría de los pacientes con anorexia nerviosa continúan excesivamente preocupados con la forma y el peso corporal. La imagen corporal es uno de los mayores predoctores de recaída en anorexia nerviosa. Lo interesante es que si bien la insatisfacción con la imagen corporal es uno de los mayores predictores de desarrollo y recaída de una anorexia nerviosa, no es uno de los síntomas que se trabaje específicamente y no figura en los protocolos de tratamiento de la misma.

El Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es una condición crónica y disfuncional que históricamente recibió sobrenombres como: bella hipocondría o enfermedad imaginaria de fealdad. El TDC implica una creencia falsa o distorsionada como así también una dispercepción corporal.

El TDC es un trastorno de la imagen corporal, caracterizado por una excesiva preocupación por un defecto en el cuerpo, completamente imaginario o muy trivial como para ser detectado por otra persona, causándole a los que lo padecen, deterioro físico, psíquico y/o social. Dicha preocupación no se explica por la presencia de otro trastorno mental (como en el caso de la insatisfacción con la silueta causada por la anorexia nerviosa) o de transexualismo. 

 
 

Dismorfia-Dismorfofobia-Trastorno Dismorfico Corporal

Dismorfia viene del griego dismorfia (dis=anormal, y morfia=forma del cuerpo),  Herodoto uso este término para referirse al mito de la niña más fea de Esparta. La palabra literalmente significa fealdad con relación a la apariencia facial. También, se ha remontado este síndrome a la literatura Japonesa y europea.

El termino dismorfofobia surgido con Enrico Morselli (1.891), se refiere a la existencia de una serie de enfermos atrapados por la duda del padecimiento de alguna deformidad; mas aun, describió este padecimiento como un sentimiento subjetivo de fealdad o defecto físico, que el paciente siente que es notado por los otros, si bien, la apariencia de la persona esta dentro de los límites normales. Janet  incluyo a estos enfermos, dentro de la psicastenia (trastornos obsesivos y fóbicos) y los caracterizo por la presencia de ideas obsesivas acerca de la forma del cuerpo. Clásicamente, autores pertenecientes a distintas escuelas europeas, han considerado el trastorno dismorfofóbico como parte del síndrome anancastico (obsesivo o fobico-obsesivo).

Sin embargo, la dismorfofobia no fue incluida en el ICD-8, ICD-9 o DSM-I, ni DSM-II como un trastorno mental. Recién, con la aparición del DSM III en 1987, la dismorfofobia aparece por primera vez como una entidad independiente con la denominación de “Trastorno Dismorfofobico” y quedo incluida en la sección de los “Trastornos Somatomorfos”. Birtchnell mas tarde, estableció que la dismorfofobia, en vez de implicar un miedo a la fealdad, como indicaría el término, es realmente una preocupación por la apariencia física propia. Así, en 1987, el DSM III-R, considero incorrecto el término de dismorfofobia, ya que no es un trastorno que conlleve una evitacion fóbica, y acuñó el término de “Trastorno Dismorfico Corporal” para este sufrimiento. Sin embargo, el termino dismorfofobia, es comúnmente utilizado en Europa, y en el ICD-10, este trastorno esta incluido dentro de desordenes hipocondríacos.

El DSM III-R, no consideraba necesaria la existencia de un deterioro en el ámbito socio laboral, lo cual daba lugar a una sobreinclusion de pacientes dentro de esta entidad. Muchas personas sufren por algún grado de descontento con al menos algún aspecto de su apariencia. Sin embargo, las víctimas del TDC, llevan esta insatisfacción al extremo.

Por ello, el DSM-IV, establece que el paciente debe demostrar un sentimiento persistente que involucre una creencia de fealdad o defecto en la apariencia física; el paciente debe estar convencido que este defecto es obvio a los demás; esta preocupación por el defecto debe ser excesiva y no transferible rápidamente a otro defecto; y debe causar déficits en importantes áreas de la actividad del sujeto.  En su última versión DSM-IV-TR, los criterios para el TDC se mantienen sin modificaciones, conservando el criterio de disfuncionalidad en el área laboral, social  o personal para ser considerado un trastorno de lo contrario sería considerado un cuadro subclínico.

 

Como definir el Trastorno de la Dismorfia Corporal

El TDC se define como una preocupación, obsesión, delirio, o una idea sobrevalorada relacionada a la imágen corporal.  El TDC es difícil de ubicar dentro del contexto de nosología psiquiátrica.  Se lo considera un síntoma, un síndrome, o un agregado sintomático en otro proceso mayor. Los psiquiátras contemporáneos a Morselli discrepaban con esta entidad, arguyendo que podría ser un diagnóstico primario o secundario. Es de importancia recalcar que la comunicación de Morselli (1891) “Sulla dismorfofobia e sulla tafefobia,” señalaba la presencia de dos casos con miedo a ser enterrados vivos.  Este cuestionamiento semiológico dentro de la misma comunicación sugiere, quizá, la introducción del principio de muerte dentro de la patología del TDC.   Dismorfofobia y miedo a morir o sufrir de catalepsia presentan conotaciones a veces emparentadas a las ideas suicidas, comunes en el TDC.  Morselli era un experto en suicidio y quizá clinicamente sus pacientes referían la presencia de ganas de morir.

 

El TDC se caracteriza por un fuerte contenido obsesivo y depresivo.

 

Epidemiología

En los Estados Unidos la prevalencia del TDC fue estimada en 0.1% a 1% en la población general (Hollander E., Cheryl M. Wong. 1995). Los datos indicando sobre el número de pacientes aún no existe en la Argentina. El comienzo de la enfermedad es de un promedio de 14 años de edad, con una relación mujer-hombre de 2 a 1.  Estos datos son aún provisionales, pues faltan estadísticas.

 

LA OBSESION CORPORAL y su Inserción a otras Patologías

 
El TDC se observa como un trastorno  vago, poco claro, sin presentar características bien definida.

El TDC puede ser considerado COMO:

 
  • Un Síntoma más de otra enfermedad
  • Un Síndrome como entidad única
  • Parte de un proceso de imbricación, es decir relacionado a un espectro u otras enfermedades emocionales

 

Los trastornos neuropsiquiátricos relacionados a veces al TDC son los siguientes:

  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo
  • Desórdenes o aspectos de personalidad anormal
  • Trastornos de Depresión mayor
  • Psicosis
  • Trastornos de la alimentación
  • Patología Anatómica  Cerebral
  
 

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)

            Varios investigadores clasifican al TDC como parte del espectro del TOC en parte porque los enfermos presentan muchos síntomas de TOC.  Por ejemplo la compulsividad de mirarse al espejo por horas.

Al observar los cambios faciales, la disposición del cabello etc.  Se describe a veces una necesidad  mágica de esperar un retorno a la normalidad fisionómica al mirarse al espejo.

 

Este trastorno que estamos estudiando es vago, poco claro, y no presenta características bien definida. El TDC puede ser considerado COMO:

  • Un Síntoma más de otra enfermedad
  • Un Síndrome como entidad única
  • Parte de un proceso de imbricación, es decir relacionado a un espectro u otras enfermedades emocionales

En el  trastorno de dismorfia corporal una variante del TOC son los aspectos similares y disimilares.   La similaridad de síntomas, consiste en la respuesta al tratamiento cognitivo-comportamental y a la respuesta farmacológica.   La divergencia es la sobrevaluación de ideas, mayor depresión, poca ansiedad   y autoidentificación absoluta. La intensidad de las ideas sobrevaloradas es, desde el punto de vista clínico, un factor casi determinante para distinguir el TDC del TOC.

           

La gravedad del TDC se sintetiza en los siguientes porcentajes

 - Tentativa de suicidio 29%
 - Frecuencia de hospitalización 36-58 %
 - “enclaustramiento casero “ 32-40%
 - Ocupación de tiempo completo como estudiante o empleado 42%
 

Patología Anatómica Cerebral.

CORRELATOS ANATOMICO-FUNCIONALES

Areas comprometidas:

  • Corteza visual
  • área somatosensorial
  •  lóbulo temporal
  • lóbulo parietal
  • lóbulo frontal
  • lóbulo prefrontal.
  • Insula
Estas regiones cerebrales estan asociadas a a la PERCEPCION Y AL JUICIO

 

En caso de dudas o de sospecha de compromiso anatómico solicitar una prueba de Resonancia Magnética.

 

Esta patología incluye trastornos neurólogicos, la presencia de miembros amputados fantasmas, y otros trastornos de dispercepción del lóbulo parietal o areas somatosensoriales,  similares a lo que se observan en los casos de síndromes parietales.

            En general, los casos son poco comunes, pero si se los buscan se los encuentra.   Nosotros hemos publicado al respecto (Yaryura-Tobías y col., 2001)

 

Similitudes entre Trastorno Dismórfico Corporal  (TDC)  y  Trastorno de la Alimentación (T. Alimentación)

 

 
TDC
T. Alimentación

Excesiva Preocupación por la apariencia física

Síntoma nuclear
Síntoma importante

Insatisfacción con la imagen corporal

Presente
Presente
Distorsión de la imagen corporal
Sectorizada
General
Prevalencia de TOC comórbido
30-70%
15-30%

Pensamiento con características obsesivas

En relación al área dismórfica

Pensamiento sobre comida,dieta,peso,imagen corporal

Conducta compulsiva
Chequeo, evitación

Atracones, vómitos, ejercicio, chequeo, evitación

Confianza en si mismo
Disminuida
Disminuida
Autoestima
Muy baja
Baja
Ideas sobrevaloradas
La regla
Muy frecuentes
Ideas delirantes
Muy frecuentes
Frecuentes
 
 
 
 

Diferencias entre Trastorno Dismórfico Corporal  (TDC)  y  Trastorno de la Alimentación (T. Alimentación)

 
 
TDC
T. Alimentación
Preocupación
Apariencia
Peso y apariencia
Distorsión de imagen corporal
Focalizada en áreas pequeñas y específicas
Generalizada al cuerpo entero
Insatisfacción con imagen corporal
Basada en la forma
Basada en el peso
Áreas de preocupación
Cabello, piel, cara, torso, genitales, miembros
Abdomen, cintura hacia abajo, no involucra genitales
Conductas purgativas
Ausentes
Presentes
Malnutrición
Infrecuente
Muy frecuente
Culpa por comer
Inexistente
La regla
Bronca por no perder peso corporal
No se presenta
Casi siempre presente
Búsqueda de ideal
De forma corporal
De peso corporal
Conducta evitativa
Muy marcada
A veces presente
Prevalencia fobia social
Muy frecuente
Menos frecuente
Prevalencia según sexo
2 a 1 mujer – hombre
90% son mujeres
 
 
 
Bibliografía
 

·         Hollander E., Cheryl M. Wong. Body Dysmorphic Disorders, Pathological Gambling, and Sexual Compulsion. J Clin Psychiatric 1995; 56 [suppl 4]:7-12.

·         Neziroglu FA. An in-depth review of obsessive-compulsive disorder, body dismorphic disorder, hypochondriasis and trichotilomania: therapeutic issues and current research. Crisis Intervention 1999; 5 (1-2): 59-94.

·         Neziroglu FA. Body dismorphic disorder: phenomenology and case descriptions. Behavioral Psychotherapy 1993; 21: 27-31.

·         Neziroglu FA. Exposure, response prevention, and cognitive therapy in the treatment of Body dismorphic disorder. Behavior Therapy 1993; 24: 431-438.

·         Neziroglu, FA., McKay, D., Yaryura-Tobías, JA., Stevens, K., & Torado, J. (1999). The Overvalued Ideas Scale Development: Reliabilityand validity in obsessive compulsive disorder. J. of Behavioral Research and Therapy.

·         Saxena sajaya, M.D., Winograd Arie, M.A.; et. Al. A retrospective Review of clinical characteristics and treatment response in body dysmorphic disorder versus obsessive-compulsive disorder. J Clin Psychiatry 62:1, Januery 2001

·         Yaryura-Tobias, J. A., Neziroglu, F Biobehavioral Treatment of Obsesive – Compulsive Spectrum Disorder. New York. Eds Norton, 1997

·         Yaryura-Tobias, J. A., Neziroglu, F.  Obsesive – Compulsive Disorder Spectrum. Washington DC. eds American Psychiatric Press, 1997

·         Yaryura-Tobias, J. A., Neziroglu, F. Trastornos Obsesivos Compulsivos. Madrid. Eds Harcourt Brace, 1997

·         Yaryura-Tobias, J.A., Neziroglu, F.A.  Obsesive – Compulsive Disorders. Pathogenesis-Diagnosis-Treatment Spectrum. Marcel Dekker, INC, New York, 1983

·         Yaryura-Tobias, J.A..The Unified Theory of Obsessive – Compulsive Disorder. CNS Spectrms  1998; 3, 7: 51 – 60